Pexels Lukas 590016

Qué es el benchmarking y por qué es importante para tu empresa

El proceso de benchmarking te permite estudiar a la competencia para comprender qué estrategias les han funcionado bien y qué otras han sido un fracaso. Además, podrás descubrir nuevas ideas para aplicar en tu negocio.

Dada la situación actual, en la que existe un escenario digital muy competitivo, esta técnica puede servirte para mantenerte al día en tendencias de marketing y sacar el máximo partido a tu empresa.

Qué es el benchmarking

Para entender mejor qué es, vamos a empezar con la definición de benchmarking: se trata de un proceso en el que se analizan y evalúan las estrategias y procesos de empresas competidoras en tu misma rama, con el fin de mejorar tus propias estrategias.

De esta manera, un estudio de benchmarking te ayudará a conocer lo que ha hecho o está haciendo tu principal competencia, para que así puedas aprender de ellos, ver oportunidades para innovar o diferenciarte del resto.

Recuerda que no se trata de copiar las estrategias de los demás, sino de entender cuáles han sido más exitosas, por qué y adaptarlas a tu negocio.

Por qué es importante para tu negocio

Realizar estudios de benchmarking en tu empresa te va a traer grandes beneficios, entre ellos:

  • Te ayuda a entender mejor cómo funciona el mercado en el que actúas.
  • Puedes conocer mejor a tu público objetivo.
  • Permite encontrar nuevas ideas para aplicar a tu negocio.
  • Al compararte con tu competencia, descubrirás cuáles son sus fortalezas y debilidades, lo que te ayudará a posicionarte mejor en el mercado.

Pero lo más importante es que, a través del benchmarking, vas a conocer mejor a tu propia empresa y conseguirás detectar los fallos y los puntos débiles de tu negocio. De esta manera podrás hacer frente a esas debilidades con estrategias de marketing adaptadas.

Cuando analices las acciones y estrategias propias y de la competencia, tendrás toda la información necesaria para desarrollar tus propias estrategias de marketing, aprendiendo de los datos obtenidos. La información es uno de los aspectos más valiosos que necesitas para encaminar tu empresa correctamente.

Tipos de benchmarking

Existen tres tipos de benchmarking, competitivo, interno y funcional. Cada uno de ellos se centra en estudiar diferentes empresas según los objetivos, vamos a ver las diferencias:

Competitivo

Es el que se conoce como “clásico” y el que hemos estado viendo en este artículo. Consiste en analizar a tus principales competidores para realizar una comparación y, gracias a ello, elaborar mejoras en tus estrategias que superen a tu competencia.

La recopilación de los datos necesarios puede ser complicada debido a que se trata de tu competencia directa, tendrás que usar muchos más recursos y herramientas para poder conseguirlos.

Interno

Es el que se lleva a cabo dentro de la misma empresa, consiste en evaluar y analizar uno o varios departamentos de una misma empresa. Se comparan, se detectan sus fortalezas y debilidades y qué pueden aprender los unos de los otros. Es el más fácil de llevar a cabo, ya que la información se obtiene de la propia empresa.

Funcional

Consiste en identificar las mejores estrategias de una empresa que sea la líder en el área que se quiera mejorar, no hace falta que sea competidora ni del mismo sector.

Como suele realizarse con empresas no competidoras, no hay problema en obtener la información, muchas veces colaboran y la proporcionan ellas mismas.

En conclusión, ahora que ya sabes qué es el benchmarking y sus tipos, podrás aplicar este importante proceso para obtener información muy valiosa. Conocer mejor a tu empresa y a la competencia te permitirá mejorar las estrategias que llevas a cabo en un gran mercado competitivo, para así llegar a nuevos clientes potenciales o aumentar tus ventas.