Imagen Portada Post3 Pau Blog Evasion Recuperado

QUÉ ES BRANDING Y CÓMO AFECTA A TU IMAGEN DE MARCA

Todo negocio es una marca que necesita ser gestionada para dar buenos resultados, es entonces cuando entra en juego el branding. Un término de marketing que es esencial conocer si se quieren mejorar los resultados de ventas.

Branding, ¿qué es?

Generalmente se considera este término como el equivalente a marca, aunque en realidad podemos ir un poco más allá. Es branding todo aquello que implica hacer la gestión de una marca, desde el nacimiento hasta el desarrollo y promoción de la misma.

La estrategia de branding está muy relacionada con la experiencia del cliente con respecto a la marca. Es lo que el cliente va a sentir o experimentar al utilizar sus productos o servicios.

¿Qué es la imagen corporativa de una empresa?

Uno de los elementos más importantes del branding es la imagen corporativa. Se trata de la percepción que tienen los clientes sobre una determinada marca.

Se suele confundir este término con el de identidad corporativa, que es lo que la empresa quiere transmitir de sí misma. Pero en realidad son dos cuestiones diferentes, ya que la imagen corporativa es subjetiva, la crea el propio cliente, por lo que resulta más complicada de controlar por parte de la marca.

Aun así, dentro de las tareas de branding no hay que olvidarse de trabajar en conseguir una imagen corporativa que sea lo mejor posible y que exista una correlación entre lo que la empresa quiere transmitir y lo que el consumidor percibe.

En un entorno tan competitivo como el actual, es imprescindible tener una imagen corporativa que sea fuerte y capaz de fidelizar a la clientela.

¿Qué influye en la imagen corporativa?

A la hora de trabajar en este factor se hace imprescindible contar con el asesoramiento de profesionales que conozcan el mercado en el que te mueves. Por ejemplo, si tu negocio está en Granada, deberías contar con especialistas de diseño gráfico en Granada, con el fin de conseguir la mejor imagen posible adaptada al entorno profesional de la zona.

Para ello hay que trabajar en:

  • El nombre de la empresa: mejor si es breve, sencillo y fácil de recordar.
  • El logotipo: debe ser comprensible y capaz de transmitir toda la esencia de la empresa.
  • El eslogan: una frase llamativa que es capaz de condensar toda la filosofía de la compañía.
  • La tipografía y los colores: la imagen corporativa debe ser siempre consistente, por eso es importante contar con un manual de identidad visual en el que no falte información sobre el tipo de letra y el color a usar en cada momento.
  • El sitio web: hoy en día tener una página web es esencial para cualquier negocio. Pero no vale conformarse con cualquier cosa. La web es un importante espacio de captación de clientes y debe respetar la imagen corporativa de la empresa.
  • El material corporativo: aquí se incluyen una amplia variedad de productos entre los que podemos encontrar folletos publicitarios, tarjetas de visita, regalos promocionales, etc. Todos ellos deben cumplir con los patrones básicos de imagen de la marca.

Si trabajamos bien el branding de la empresa y conseguimos que haya una correlación entre imagen corporativa e identidad corporativa, habremos conseguido que el público perciba a la marca tal y como ella quiere ser percibida. Por eso, el branding no es algo que podamos tomarnos a la ligera, tiene una importancia fundamental en nuestro negocio.