2836354

Pasos para diseñar un packaging original y creativo

Como habremos escuchado popularmente, el continente importa tanto como el contenido. En el mundo del marketing, esto se traduce al valor que le damos al envoltorio, etiquetado o envase de nuestro producto, es decir, al packaging. En este artículo vamos a dar algunas claves para hacer un packaging original con el que ganarnos la fidelidad de nuestros clientes. Y es que la primera impresión importa, y mucho.

Cómo hacer packaging original y funcional

Desde un punto de vista funcional, el packaging sirve para evitar que el producto reciba algún tipo de daño, desde que sale de la fábrica hasta que llega a las manos del cliente final. Sin embargo, la presentación va mucho más allá de esta utilidad: puede hacer la diferencia entre que el cliente se decante o no por nuestro producto.

El diseño de packaging tiene que cumplir varios requisitos para resultar exitoso. Para ello, lo primero que debemos hacer es estudiar las necesidades y especificaciones de nuestro producto, como por ejemplo el peso y tamaño del artículo y su vulnerabilidad frente a posibles golpes o cambios metereológicos. Con estas indicaciones, decidiremos qué ergonomía y material será ideal para nuestro envase. ¡Ojo! Aquí hay que tener en cuenta que la manera en la que vemos la tinta impresa variará según el material utilizado.

Por otro lado, es necesario que nuestro packaging sobresalga sobre los demás productos y despierte la atención del cliente. Para ello es importante realizar un diseño creativo y llamativo, con colores y tipografías atractivas, que haga la diferencia frente a la competencia.

Sin embargo, a la hora de hacer diseño de packaging también hay que tener en cuenta otros aspectos.

Por un lado, nuestro packaging debe contener toda la información necesaria para que el cliente pueda comprar nuestro producto sin necesidad de ser aconsejado por un vendedor. Esto no sería del todo necesario si fuésemos una marca con mucho peso, como lo es Apple, cuyos productos se venden solos. Sin embargo, en la mayoría de casos, suele ser aconsejable especificar bien qué es lo que estamos vendiendo (Exceptuando, obviamente, aquellos productos cuya estrategia de marketing sea la de crear misterio y expectativa).

Por otro lado, nuestro packaging debe mantenerse fiel a la personalidad de nuestra marca para que el cliente nos reconozca con rapidez. En este punto es donde hay que intentar engranar la creatividad con los patrones de nuestra identidad corporativa.

Ejemplos de packaging

El diseño de packaging ha ido variando también según las tendencias del mercado. Hoy, por ejemplo, se valora mucho que las empresas sean sostenibles, por lo que una buena opción es hacer packaging original y ecológico, como el de esta creativa caja de huevos.

Por último, hay que remarcar que a veces la tecnología puede ser también un buen aliado a la hora de hacer un packaging original. Como es el caso de esta botella de Coors, en la que la compañía puso una etiqueta que cambiaba de color según la temperatura.

 

Para terminar solo remataremos diciendo que el packaging se ha vuelto tan importante que hasta se ha creado un nuevo concepto que gira en torno a él: el unboxing. Este fenómeno se ha vuelto muy popular en YouTube y consiste, básicamente, en la experiencia del desempaquetado. Así que ya sabemos, es hora de hacer packaging original y funcional.