Estrategias Btnding

Estrategias de branding: cómo conseguir una marca de éxito

Una marca es mucho más que un nombre y un símbolo que identifica a un producto o una empresa. Una marca ayuda a diferenciarnos de la competencia y a reflejar nuestros valores, por ello es tan importante lograr que cause una buena impresión en nuestros clientes potenciales. Para lograrlo, es fundamental tener una buena estrategia de branding que nos permita construir una marca de éxito. Por eso, en el artículo de hoy vamos a darte las claves básicas para que lo consigas.

Las fases que debe seguir una buena estrategia de branding

La estrategia de branding tiene por objetivo hacer que una marca sea capaz de causar impresión positiva en los clientes potenciales a largo plazo, de manera que estos se decanten por nuestros productos o servicios frente a los de la competencia.

Si queremos lograr una marca de éxito es fundamental que nuestra estrategia de marketing esté bien definida y orientada; para conseguir esto debemos pasar por una serie de fases básicas:

Estudio de mercado

El primer paso es hacer un estudio de mercado, que marcará los cimientos sobre los que iremos construyendo nuestra estrategia de branding. Es necesario conocer cuál es la situación de nuestra competencia directa, de este modo podremos conocer los puntos clave en los que poner más esfuerzo.

Segmentación y definición del buyer persona

Tras realizar el estudio de mercado, debemos realizar una segmentación de nuestros clientes y establecer un perfil lo más preciso posible que nos ayude a crear nuestra marca. Debemos conocer a quién nos estamos dirigiendo, qué tipo de problemas podemos solucionarle y qué tipo de consumo pueden realizar nuestros clientes.

Marca la diferencia

Una vez hemos analizado la situación del mercado y definido el perfil de nuestros clientes, debemos analizar qué es aquello que podemos ofrecer que marque la diferencia. Debemos crear una propuesta de valor que haga de nuestra marca algo atractivo y que ayude a nuestros futuros clientes a decidirse por nuestro producto o servicio frente a los de la competencia.

El desarrollo del storytelling

Ahora toca el momento de decidir cuál es la mejor forma de llegar a nuestra audiencia: ¿mediante nuestra página web? ¿mediante redes sociales? ¿utilizando email marketing? Tenemos que decidir qué es exactamente lo que esperamos que se perciba de nosotros y qué sensaciones queremos provocar en aquellos que tienen nuestra marca frente a sus ojos, así como el método y canal de transmisión.

Nuestra imagen de marca

Llegados a este punto de nuestra estrategia de branding ya podemos crear nuestra imagen de marca.

Toda la creatividad jugará a nuestro favor. Elegir los colores, el nombre y la tipografía adecuadas es un trabajo que te llevará mucho tiempo. Siempre debemos tener en consideración que el logo deber transmitir aquello que deseamos en un simple golpe de vista, por lo que la legibilidad y el minimalismo deben estar muy presentes.

Fijación de objetivos

La fijación de los objetivos de nuestra estrategia de marketing deben ser SMART, es decir, deben ser medibles, específicos, objetivos alcanzables y realistas, así como medibles en el tiempo. Además, es necesario establecer objetivos tanto a largo como a corto plazo.

Análisis de datos

A lo largo de toda nuestra estrategia de branding debemos tener en cuenta las métricas y analizar los datos de forma que en el futuro podamos tomar decisiones que nos encaminen bien a lograr nuestros objetivos, bien a alcanzar unos nuevos. Todos los datos de nuestra estrategia importan, desde las visitas a nuestra página web, hasta los clics en los enlaces que incluyamos en nuestra newsletter de email marketing, los likes en las redes sociales o el número de conversiones entre otros KPI.

Como ya habrás observado, dentro de las estrategias de marketing, el branding es un gran pilar para lograr una marca de éxito, pues hace que nuestra empresa genere confianza en los clientes, lo que se traduce en más conversiones en el futuro.